Páginas vistas en total

viernes, 16 de abril de 2010

LA GATA FLORA (dedicado a 3301, ANA)



Enredada en una manta, casi dormida a tus pies
descansa la gata Flora con su abriguito de piel
y su dulce ronroneo, esos ojitos de miel
oblicuos y vivarachos, entornados, pero ven
si su ama está dormida, si respira placidez.

En la penumbra callada de tu cuarto, que lo es
santuario de los sueños, el reposo de tu ser,
con las orejas alzadas vigila Flora tu tez
para que nada perturbe esa blanca palidez.

Al despertar la mañana, cuando ese rayo cruel
se asoma por la ventana y perturba con su hacer
los dulces sueños de nana o de princesa tal vez,
se despierta la gatita y te despierta también.

El correr, ya se hace tarde, este trabajo cruel,
el desayuno en el fuego, la ducha fría ya ves;
y mientras la gata Flora se despereza a la vez
de sus sueños de minina, de los sueños del ayer.

Hasta más tarde querida, te recuerdo no romper
ese jarrón de bohemia, tu pienso para comer
esta donde sabes siempre y la arenita también
para que hagas tus cosas, ya sabes Flora, después..

Una mirada furtiva, un suspiro dos tal vez;
luego el tráfico te engulle, se me hace tarde, ¿lo ves?.
Y la gatita se queda con la lana de tejer
haciendo ovillos de luna, sonrisas de cascabel.

Related Posts with Thumbnails