Páginas vistas en total

miércoles, 1 de febrero de 2017

AQUEL OLVIDO





    Foto Tiguaz -Ermita de La Lanzada
Bien quise recordar aquel olvido
lo que el decir sin fe me recordaba,
ese mirar al tiempo que pasaba
 apenas reparando en lo sentido.

No puedo permitir que tanto ruido
enturbie los confines donde estaba
tampoco desvirtúe si callaba
aquellos malos ecos sin sonido.

Profundo es el absurdo donde vivo
respiro solo el aire necesario
la vida es ese baile estrafalario

que casi nunca fue lo que concibo.
Se encienden las farolas, anochece,
esa luz de aquel Sol desaparece. 

12 comentarios:

  1. Ecos sin sonido.... a veces la memoria rescata del pasado ecos que no logramos identificar, acaso es para nuestro bien.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos ecos son los que renacen en ocasiones y escarban viejas memorias. Gracias por tu compañía, amiga. Mi cariño desdetu otra casa

      Eliminar
  2. Aquel olvido nunca se va por donde ha venido. Nos deja el sabor de letras vestidas con lo vivido.

    Mi abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo una pequeña despensa donde guardo ese olvido que no se borra y conservo, las circunstancias, los tiempos, esas cosas...
      Tu compañía es hermosa, mi cariño

      Eliminar
  3. Que inspiradoras son las puestas de un sol que arde con fuerza en el ocaso y de la propia vida, que a veces oculta para seguir respirando, para seguir amando.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Raquel, antes de nada decirteque mi blog esta abierto, eso me dijo el informático, revisa el tuyo, para continuar agradeciendo la lectura que me haces. El ocaso, hay el ocaso...Muchas gracias.

      Eliminar
  4. Ay Tiguaz cuanto ruido hace el olvido !
    y quien olvida es que no ha sabido anidar o anidarse en la otra alma, o eso creo

    un beso


    por cierto hermosa vista de un lugar especialmente mágico para las mujeres de antaño y como no tb para las de ahora :-)

    ResponderEliminar
  5. Maria, mil gracias, mil abrazos y cuanto ruido.Muchas meigas siguen visitando ese hermoso lugar, las excavaciones del castro al borde de la ermita son impresionantes. Merece la pena verlas. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Un soneto reflexivo y hasta intimista, donde el poeta se abandona a sus cavilaciones, expone su nostalgia y sus momentos.. algunos guardados, otros en ese desván de "objetos perdidos", pero en conjunto, su bagaje de vida. Estupendo versar, Tiguaz, como no podría ser de otro modo! Un abrazo, desde este frío y ventoso Santiago.

    ResponderEliminar
  7. Gracias por tú lectura Zeltia, la vida se consume a cortos pasos en ocasiones, otras veces más rápido de lo que quisiéramos,pero en resumen, siempre quedan cosas por hacer. Es bueno en ocasiones meditar e incluso abandonarse a un quizás. Mi cariño y recuerdo.

    ResponderEliminar
  8. Recuerda el poeta lo que el olvido le quiso decir un día, complejo asunto Tiguaz.
    Vine para dar una vuelta y tratar de distraer mi mente que está sobrecogida con este temporal que nos acompaña desde hace días y encontré este soneto tan hermoso.
    Besos Tiguaz.
    Puri

    ResponderEliminar
  9. Tiguaz uufff que duro y me ha conmovido es muy duro su sonido hasta ruidoso , precioso soneto que me llegó un beso desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails