Páginas vistas en total

viernes, 27 de diciembre de 2013

BAJE DEL CIELO

 
Foto Tiguaz
Bajé del cielo azul aquella estrella
 sirviendo de este modo al peregrino
de Norte que marcara su camino
y de un algo que antaño dejó huella;

por que bien sabes que eres la más bella
iluminas de de un modo mi destino
se puede transformar en asesino
ya que en mi corazón dejó su huella.

Villancico de Paz, noche de amores
el hijo de San José esta acostado
con la Virgen María al otro lado

desprendiendo fragancias de colores.
Que la Paz nos envuelva con su brisa,
mi regalo tan solo una sonrisa.

jueves, 26 de diciembre de 2013

UNA IMAGEN ABSURDA


                           
Foto Tiguaz
Una imagen absurda, trastocada,
como la sombra oscura de un planeta
que acompasando al viento en la veleta
retuerce a cada instante la mirada.

Nunca pude saber si ilusionada
pudiste comprender cierta  historieta
que pudiera relatarte algún poeta
con su vida ya casi terminada;

el cansancio invadiendo los sentidos
como ese rumor de agua que no cesa
queriendo retener ciertos gemidos

que puedan inducir a la sorpresa
a sabiendas que son los más queridos;
me agarro a ese recuerdo, mi  princesa.

sábado, 21 de diciembre de 2013

ARROPAME


Foto Tiguaz
Arropame despacio frío invierno,
el regalo del  viento destemplado
las alas de las hojas a mi lado
que convierten el suelo en sempiterno;

tan lejano y absurdo que no acuerdo
de sentir el cantar  desosegado
como un velo de amor almidonado
de sonido distante, tú recuerdo.

Poco a poco se enturbia la mirada,
la mar en temporal va convirtiendo
mil algas arrastradas que no entiendo

a una  playa sutil casi olvidada.
Perfume que respiro sosegado,
te siento muy distante pero al lado

viernes, 29 de noviembre de 2013

ERES LUZ ( a mi madre)

         Foto Tiguaz
Eres luz, como el aire que tirita
enredado en sutiles pensamientos
que me deja mostrar los sentimientos
de alguien que tu cariño necesita.

Mi madre, la persona más bonita
que me dio tantas veces sus momentos,
los dulces, más osados, sin lamentos,
bien lo sabes querida madre Sita.

Hoy te cuido aunque sea torpemente,
te ofrezco mi sonrisa, la más bella
cual si fuera el reflejo de una estrella

o del rio cercano su afluente.
Por que sabes te quiero y que te adoro,
otra forma de ser hasta la ignoro.

viernes, 22 de noviembre de 2013

PETALO

         Foto Tiguaz
El pétalo de flor que desprendido
alfombra nuestro suelo de quimeras
son frescas y lozanas, las primeras,
que regalan perfume a mi sentido.

Me traslado a mi mundo del olvido
por revivir tan solo el que volvieras
y sentir de  la forma que quisieras
el beso de un antaño aun no nacido.

Me pierdo entre los cielos con mi estrella
recostado en mil nubes de colores
a sabiendas de que eres la más bella

voy en busca de algunos sin sabores.
Eres casi el final de una epopeya
escondida entre arroyos de colores.

jueves, 21 de noviembre de 2013

CALMA INUTIL

   Foto Tiguaz
Sobre esta calma inútil que tirita
desnuda en un cajón del firmamento
sin ti la realidad se debilita
y el sol se va marchando con el viento.

El mal exterminando los jardines
la piel ya no se encuentra sonrosada,
es como un simple canto de maitines
porque la siento como antes deseada.

Te pienso en estos lagos interiores
que forman los torrentes de mis sueños
porque sabes amor, son los temores

mas grandes los medianos y pequeños;
no sé qué  te recetan los doctores
seguro te sujetes a los sueños.

lunes, 11 de noviembre de 2013

ENTRE COSTURAS

Foto Tiguaz 
Entre costuras pasas por la vida
recorriendo la senda de mis besos
los más dulces, humanos, los obsesos
que no puedan desprenderme ni en la huida.

Porque sabes que tú eres la bandida
que me tiene sujeto por los huesos
 dibujas en el alma con sucesos
y a mi cuerpo te siento hasta cosida;

si es de día quisiera fuera noche
por la tarde deseo madrugada
poder dar rienda suelta al desabroche

cuando esté entrando el sol por la ventana.
En mi sueño te siento reflejada
aunque vivas distante estás cercana.

domingo, 27 de octubre de 2013

NO ME AMARGUES LA VIDA MUERTE (serventesio)

Foto Tiguaz
No me vas a amargar le vida muerte,
ya que sabes te tengo desterrada,
voy regando el camino con la suerte
y la voz la sostengo entrecallada.

Esta noche de charla con la Luna
confesó su secreto delirante
diciéndome que fue la más moruna
y que antaño deseara ser mi amante;

reflejada la cara en un espejo
y aquel pelo enredado con mi viento
me convidó a que fuera su alimento

dejándome plasmado en su entrecejo.
Querubes y sonar de pandereta
no te muevas Lunita, estate quieta.

miércoles, 23 de octubre de 2013

AL DICTADO

                        Foto Tiguaz

Me siento como escritor al dictado
tal que si el verso lo contara el viento,
sin ínfulas, apoyos de otro lado
como un necio buscando su alimento.

Quizás me falte el motivo deseado,
 dulce Musa dadora de sustento,
sueño de  quimera, obelisco amado
al fin y a la postre dulce alimento.

Agua de la mar color azulado
viento del Norte que golpea  dentro,
sabes que quisiera verte a mi lado

y sentir tu voz de matiz sereno.
No olvides cariño aquel encuentro,
un día  anhelante en mi tiempo bueno.

miércoles, 16 de octubre de 2013

LA BRISA EN LA VENTANA


Foto Tiguaz
Va llamando esta brisa a la ventana
con el toque sutil de la añoranza
que pueda convertirse en la lembranza
del frio que desprenda la mañana.

Es el pelo entrecano de una anciana
 convertido de pronto  en esa danza
con el punto elegante de alabanza
 que refleja algún toque de campana.

Y después el otoño nos abraza
con la siembra constante de las hojas
que del árbol se sueltan silenciosas

sin sentido, inmersas en otra danza.
El verano ya está casi acabado,
no olvide regresar a nuestro lado.

viernes, 11 de octubre de 2013

EL CALDERON


Aparecen encayados 22 calderones en una playa de Galicia
Perdida aquella senda que me guía
detrás del director de la manada
no sabiendo cual era la estadía
me encallo  en una playa no deseada.

Varada en esta arena tengo el alma,
reseca, no lo arropa ningún agua
que pueda confortarla con la calma
  aliviando  así ese calor de fragua.

La vida se me escapa lentamente
como en aquella canción incongruente;
es el viento que sopla de costado 

  recuerda aquel tifón de viento insano
que mezcló lo Divino con lo humano
sin expresar siquiera lo que siente.

jueves, 3 de octubre de 2013

TUPAC (Parte IV)


Foto Tiguaz
En el puente de mando,  al lado de su Capitán, recostando la cabeza en su hombro, a través de la ya casi desvanecida niebla, se recortaba la silueta de Tupac.              
El desacompasado sonido de las anclas rompiendo las cristalinas aguas y el leve tirón que las convulsionó al engancharse en los bajos arenosos, daban por terminada la corta travesía.
De la cubierta del Nuestra Señora de las Mercedes, se arriaban tres botes, de las bodegas, convenientemente trincados y suspendidos por una maraña de redes, afloraban en un número indeterminado, numerosos cofres que albergaban en su interior todo tipo de objetos preciosos, a fin de cuentas, parte del botín que los anglo-holandeses pretendían.
 Sudorosos marineros, remaban febrilmente intentando alcanzar un lugar oculto de  la isla de Faro. Una fuerte corriente a partir de un punto que no sabrían precisar, hizo que el bogar fuera innecesario, una gran oquedad surgida de la nada se abrió ante sus ojos. La bajamar reinante la hacía por momentos más perceptible. La ardua tarea de alijar en lugar seguro aquella pesada y preciada carga, estaba llegando a su fin. La línea de flotación del barco dejaba al descubierto una buena parte de la madera que durante un largo tiempo había permanecido sumergida  indicando así el aligeramiento de su carga.
Velas corsarias se podían ver a lo lejos, el San Juan levaba anclas y a muy corta distancia se colocaba a estribor del Santo Cristo de Maracaibo. Una certera andanada de su artillería lo desarboló casi en su totalidad, el otro, salía al encuentro de los ingleses. Solamente Tupac a la caña lo conducía certeramente a la entrada de las furnas. En un momento desaparecía de la vista de todos.
Los otros dos, en esta ocasión a la caña del San Juan, Vicente Alvarez a toda vela al encuentro de los ingleses. Las troneras de ambos, abiertas, el artillaje bien alimentado por sus servidores que amontonaban todo tipo de proyectiles  en cubierta.
La diferencia de fuego era notablemente desigual, desproporcionada.
Un certero cañonazo del corsario Wilson directo a la santabárbara hizo astillas al Nuestra Señora de las Mercedes, que con su tripulación se volatizo sobre la Mar Océano,  el San Juan, poco podía hacer, dado  el  corto velamen que desplegaba, de todas maneras, vendió cara su derrota tocando por varias veces el casco de su perseguidor, su hundimiento y su coraje fue agónico.
Tupac, dejaba embarrancar su desarbolado barco, el castillo de popa se había convertido en su fortín, acompañada de varios mosquetes y una importante cantidad de pólvora,  esperaba impaciente acontecimientos. Al cabo de unos días sin que nada notable sucediera, decidió saltar a tierra para así reconocer el terreno sopesando todos los factores  que pudieran incidir en su supervivencia.
Arrastrado por el mar, mansamente a sus pies, un sextante, una brújula y tallado en un trozo de madera el nombre de Nuestra Señora de Las Mercedes, el galeón en que durante tantos días de navegación los acompañara fielmente.
Ahora, con el paso del tiempo, con el paso de los siglos, en las claras noches de luna, cuando el viento del sur sopla con suavidad, en las Islas, se escucha una dulce voz que los marinos atribuyen a la bella Tupac que desde entonces sigue vigilando el tesoro a la espera de que regrese su amado Capitán.
Por si pudiera ser de su interés, las Islas Cies están situadas a 42 grados 15 minutos de  Latitud Norte ocho grados 54 minutos de Latitud Oeste y dan abrigo a la Ría de Vigo.
El pécio del Santo Cristo de Maracaibo, es el único de la Flota de Indias que nunca fue localizado.
E.G.A. 
SE ESCURRE LA VIDA

Se me escurre la vida entre los dedos
en cada hora que pasa, los minutos,
y los siento lejanos, tan abruptos
 alimento continuo de estos miedos.

 Susurros tan distantes, casi quedos,
absurdos triviales  tan diminutos
vestidos de uniforme, negros lutos,
pudiendo así  sonar a falsos credos.

Si es de día quisiera fuera noche,
por la tarde quizás que madrugada
 si en el verano un agua salpicada

 contenedor repleto de reproche;
más que importa el andén donde te encuentras
porque al fin es el fondo de tus letras.

lunes, 30 de septiembre de 2013

TUPAC PARTE TERCERA

                                                 
  Foto Tiguaz. Puerto de Vigo, Cies al fondo

La flota se agrupaba paulatinamente, poco a poco, un mar de mástiles se agolpaba entorno a Cies.  La decisión que tomaran  no admitía mucha espera ya que la flota corsaria, si las informaciones eran veraces, no tardaría en romper la línea del horizonte.
No había acuerdo. El consejo de Indias, se empeñaba en que esta tomara rumbo a Sevilla, pero la presencia de la escuadra corsaria lo desaconsejaba. Después de largas y acaloradas discusiones, los intereses sobre el oro eran muy variados y de distinta índole, se comisionó a Juan de Larrea para que procediera a supervisar el desembarco de aquel gran tesoro en el puerto de abrigo que tenían más cercano.
Demasiado tarde, la escuadra anglo-holandesa los descubre y se dirige velozmente a su abordaje.
La alarma esta dada y las prisas por reembarcar a cada uno de los tripulantes y sus respectivas barcas, dificultan las maniobras.
Lo que antes era un mar de mástiles, se transformaba en un mar de velas a medio hinchar, ya que las unas entorpecen la función de las otras, recoger viento. Los timoneles en sus puestos, proa a Vigo.
Inopinadamente el Santo Cristo de Maracaibo,  deja el abrigo y a toda vela, con las troneras abiertas, navega hacia los corsarios. A su estela y en la misma aptitud de batalla, el San Juan y el Nuestra Señora de las Mercedes.
Esta amenaza obliga a sus atacantes a realizar una maniobra defensiva, que no es otra que virar su rumbo para repeler el posible ataque poniéndose de costado.
La meteorología se había aliado con ellos. Una densa niebla que impedía ver luz a muy corta distancia, los envolvió de pronto. La táctica había resultado, aunque arriesgada, perfecta y los corsarios, sin apenas moverse a la espera de los acontecimientos mientras los tres navíos de pabellón español, se escabullían de su alcance adentrándose en mar abierto.  Transcurrido un tiempo de espera prudencial y sabiéndose burlados, los ingleses viraron dirigiéndose con premura al  puerto donde presumiblemente ya habrían arribado sus presas
La flota española y su escolta, entraba al abrigo de la ensenada de San Simón convenientemente protegida por la infantería que el almirante George Rooke había preparado al efecto para su defensa compuesta por setecientos infantes, dos compañías, doscientos milicianos quinientos más en la Ciudadela de el Castro además de otros mil en la ensenada de Teis,  lo que hacía de todas maneras una suma muy inferior e la Armada Corsaria, tanto en infantería como en piezas artilleras, con la dificultad añadida de la poca movilidad que tal número de buques podría desarrollar. Estaban metidos, en una  perfecta ratonera a merced de la resistencia que las defensas terrestres  así como las cadenas de contención que atravesaban la ría.
La orden de descarga del Tesoro de Indias se había cursado ya y la actividad era febril en cada uno de los buques. Gran número de carros de bueyes y carretas tiradas por mulas, se apelotonaban en el pantalán a fin de poner a buen recaudo toda aquella fortuna.

Entretanto, y  después de dos estériles horas de incierto rumbo, las tres naos que navegaban bajo pabellón español, avistaban nuevamente Cies

HOLA NOCHE
Hola noche, que tal ¿como te llamas?,
se escuchó aquel silencio impresionante
como torrente de agua deslumbrante
y el olor de los brotes de retamas

A  lo lejos se oían esas nanas
con aquel resplandor seco y brillante
semejante a los besos del amante
que con el Sol bautiza las ventanas.

Si te abrazo me siento complacido
por que pienso y deseo la sonrisa,
alimento de todo mi  sentido

me acaricia envolviéndome en su brisa
rescatando  mi sed de aquel el olvido
que oprime fuertemente la camisa.


miércoles, 18 de septiembre de 2013

TUPAC ( Segunda parte)

                                                    
Una escala de cuerdas surgió del de mayor envergadura para facilitar que el Capitán de este su ascensión a bordo. Convenientemente trincados el inconfundible sonido de las anclas lanzadas al agua  detuvieron la ya pausada marcha.
Con las troneras cerradas y sin apenas trapo, el tercer navío armado con doce cañones de gran calibre al mando de Francisco Barragán se acoplaba sin dificultad alguna a los otros dos. Tres botes con sus correspondientes tripulaciones se botaron a las tranquilas y transparentes aguas. Tupac, sentada en la popa  de la barcaza, disfrutaba del hermoso paisaje que de alguna manera recordaba al de su país.
Se estableció un improvisado campamento del que la tienda central  haría de sala de reuniones de donde saldrían decisiones de vital importancia. Una vez instalado el campamento, divididos en dos grupos dio comienzo la exploración la isla. La rica fauna, los sorprendió sobremanera, a tal punto, que podrían vivir sin  privaciones de ningún tipo. Los manantiales de agua, abundantes, multitud de conejos dejaban sus senderos trazados a través de innumerables caminos que terminaban en madrigueras horadadas en el blando terreno, colonias de cormoranes poblaban los altos riscos cubiertos de verde musgo. Al fondo de los barrancos, la quietud de la mar que mansamente acariciaba la dorada arena de playas totalmente vírgenes, el sol, en su cenit como un centinela mudo, se ocupaba de todo.
Tupac, refrescaba su cuerpo sumergida en las frías aguas para posteriormente ofrecerlo  a los rayos del Sol.
Un hallazgo inesperado los sorprendió; la leyenda contada por viejos marinos sobre las oquedades de las que tenían
 La leyenda contada por viejos marinos sobre las oquedades de las que tenían conocimiento en las islas, de leyenda de lobos de mar, se volvió realidad tangible.
 Ante sus incrédulos ojos surgieron las Furnas de Cies.
 Estas oquedades marinas, estaban compuestas por numerosas cuevas formadas por la acción del mar y en cuyo interior, se refugiaban todo tipo de seres vivos.
Estaban decoradas, así lo había establecido la madre naturaleza, por un sin fin de estalagmitas y estalactitas que caprichosamente colgaban de su techo o bien surgían de su suelo.
En gran parte eran perfectamente navegables al tratarse prácticamente de lagos interiores
En circunstancias normales, estos grandes tesoros, tendría que haberse dirigido siguiendo la conocida ruta de Indias al puerto de Sevilla como siempre se había hecho, pero en esta ocasión dado el acecho de la armada corsaria, era  más prudente acortar el trayecto buscando el abrigo de un puerto de refugio, Vigo, que a priori contada con unas buenas defensas costeras, el baluarte de el Castro, el castillo de Corbeiro y el de Domaio.
Era imprescindible reagrupar la flota para todos juntos acceder a la ensenada de San Simón, ya que toda vez que la flota estuviera a su abrigo, un fuerte cordón de cadenas la rodearía para así  impedir el acercamiento de los navíos enemigos.

Entretanto, los tres Capitanes, Vicente Alvarez, Rodrigo de Gaveal y Francisco Barragán, esperaban instrucciones referentes a la conveniencia de terminar su estadía en Vigo o continuar a Sevilla según era costumbre.

viernes, 6 de septiembre de 2013

TUPAC (Primera parte)


 Foto Tiguaz

De las Antillas del Sudeste, partió la flota del oro con destino a España con su pesada y preciada carga, oro, plata, maderas preciosas y todo tipo de gemas y demás tesoros para en el año 1699,  arribar a la ría de Vigo en  el mes de Septiembre de 1702
 Estaba compuesta por diecinueve galeones españoles  bajo el  mando del admirante Manuel Velasco y gracias a los acuerdos  con Francia, escoltados por veintitrés navíos de guerra del antedicho país al mando del Conde de Chateaurenault.
Mantener tal número de navíos agrupados, dadas las características de cada uno, su propio peso y su diferente carga, era harto difícil, si a todo esto añadimos que una armada completa de corsarios ingleses y holandeses navegaba casi a su estela, aumentaba en sobremanera las ya por si complicadas circunstancias.
El Santo Cristo de Maracaibo, con sus cuarenta cañones y capitaneado por el insigne y avezado marino Vicente Alvarez,  marcaba la estela a seguir del resto de la flota.
El castillo de popa, a pesar de las incomodidades propias de tan larga estadía, sin duda alguna era el lugar más confortable  en el que se albergaba el anteriormente citado Capitán y la hermosa Tupac, su querida compañera.
Era la indiana una hermosa mujer de pelo negro y piel tostada  hija de un cacique tribal que cautivara con sus encantos a Vicente, habiendo sido raptada por este, la noche anterior a la partida de las islas antillanas.
A pesar de la brisa que la mar generosamente esparcía y la buena ventilación del castillo de popa, el calor y la humedad se tornaban insoportables. Si a todo esto añadimos el balanceo constante de la embarcación y la extraña sensación que produce el líquido elemento además  del tiempo que se estimaba de arribo a puerto, podría decir sin temor a herrar que desesperante.
La tripulación, entretenía su tiempo en las labores propias de mantenimiento del navío, repasando el cordaje y distrayéndose con los típicos juegos de azar propios de la marinería.
Las noches, las largas noches, daban bajo la atenta mirada de la luz de la luna, para relatar las más estremecedoras aventuras que imaginar pudieran alimentadas  si cabe por el abundante ron que sin apenas control, corría por la nao.
Aquella noche, negros nubarrones envueltos en desasosegado viento barrían la desierta cubierta.
Una fina llovizna a intervalos más fuerte limpiaba el salitre que el agua marina había depositado sobre la seca madera.
El típico chirriar de la estructura del barco y el bronco romper de las olas  contra la proa, se escuchaba incesantemente como si de una melodía finamente orquestada se tratara.
De improviso, la luz que iluminaba tenuemente la estancia, desapareció como queriéndose  trasladar, portada por alguna mano invisible, hacia otro lugar de momento desconocido.
La puerta que deba acceso del Castillo de popa  a la primera cubierta se abrió de pronto.
Tupac, sujetándose a la cuerda que hacia de pasamanos abandonaba el último peldaño. La luz que desprendía el candil iluminó su cara.
Poco a poco, su negra melena se impregnaba de aquel regalo de Neptuno al que Eolo contribuía a esparcir.
Respiró profundamente tratando de llenar los pulmones de fresco aire al tiempo que inclinaba su grácil cuerpo hacia atrás. El mas  claro rayo de luna, el destello más puro dio todo su esplendor con su calida caricia a tan bella escena.
De entre al montón de cuerdas arrimadas a la borda, una sigilosa figura hizo su aparición.
Solo tuvo tiempo de girar sobre sus talones para ver como se abalanzaba hacia ella. Se trataba  de un ebrio marinero que amparado por la noche, trataba de abrazarla.
De su cintura surgió una daga que describiendo un limpio círculo le rebanó el cuello. Una sutil maniobra, obró el resto. El sordo ruido de un cuerpo estrellándose contra el agua no demandaba más explicaciones.
Pausadamente como si nada hubiera sucedido, desanduvo sus pasos.
Casi de amanecido, entre la bruma, la inconfundible silueta de las Islas Cies, se dibujaban  al fondo.
El estrecho paso que a fin de cuentas tendrían que sortear, hacía imprescindible que toda la tripulación permaneciera en estado de máxima alerta.
El calado, no ofrecía seguridad alguna, por lo que ere necesario dejar a estribor la Isla de Faro entrando así por el borde de babor de la conocida por Isla Norte, hacerlo de otra manera, casi con toda seguridad provocaría el naufragio.
Un insistente toque de campana, despertó a la tripulación que en aquel momento no estaba de guardia. Un continuo  ir y venir de hombres aun adormilados, correteaban desordenadamente por cubierta. El arriado de velas que no tenía otra finalidad que reducir la velocidad del bergantín, se realizaba con premura. Solamente los foques permanecían hinchados por el viento de tierra.
Todas las miradas se dirigían al puente queriendo localizar al Capitán que extrañamente no ocupaba su puesto. En su lugar, el Contramaestre dirigía la arriesgada maniobra, mientras el timonel, Amancio de Ojea, hacia virar la nao casi en redondo atendiendo sus instrucciones.
Los foques, al amparo de las islas, perdían viento paulatinamente. A  muy poca distancia,  podía observar el vigía que hacia su turno en la cofa sin dificulta alguna, como un navío de mucha  menor envergadura se les aproximaba velozmente. Por su porte y el tipo de velas, sin duda alguna se trataba del Sanjuán, barco auxiliar, artillado con ocho cañones y muy marinero  que dado su poco peso y su escasa carga, lo alcanzaría en un corto espacio de tiempo. El joven y avezado capitán Rodrigo de Gavael, ostentaba el mando en premio a los importantes servicios prestados con anterioridad bajo las órdenes de Vicente Alvarez.
Por la amura de estribor, tal como lo aconsejaba el viento, el San Juan abordó a su compañero de viaje, un poco más rezagado el Nuestra Señora de las Mercedes hacia su aparición.
Un leve sonido apenas imperceptible, fue toda  la señal de que ambos estaban perfectamente aparejados.

EN LA DESPENSA (Serventesio) 

Hoy guardo tu sonrisa en la despensa
mezclada con distintas sensaciones,
bien me arropa y la siento tan intensa
que puede resultar como abstracciones.

No  sabría decir que estantería
va haciéndole  función casi de cuna
por si quiere dormirse en este día
cubierta por los rayos de la Luna.

La veo y  me parece un tanto arcana
con ese resplandor que la ilumina
pudiendo ser un trozo  de la rima,

tal vez esa caricia de manzana.
Te miro, me embelesas de mil formas
destrozas cada modo de  mis normas.

viernes, 30 de agosto de 2013

SE MUERE LA ILUSIÓN (Soneto con estrambote)



Foto Tiguaz

Se acaba la ilusión muy poco a poco
con el pasar pausado de las horas
 pregunto a mis adentros, ¿por qué lloras?,
es como interrogar a un pobre loco.

Voy pensando tal vez si es porque evoco
los pasares de antaño donde moras
 que dejaban carias seductoras,
  hoy extraño su falta y las convoco.

El otoño se acerca muy deprisa,
va muriendo la bella primavera
con ello se  me nubla la sonrisa,

  me deja  sensación que pereciera.
El invierno amenaza la ventana,
con sus fríos la nieve de mañana,

y pienso si es verdad que bien pudiera
guardar esa caricia tan lejana
que a veces me parece hasta inhumana.

miércoles, 21 de agosto de 2013

DIA DE LA FOTO (serventesio)


        Foto Tiguaz
Se conmemora el día de la foto
el que tanta  alegría nos genera
esa  luz que conduce al alboroto,
 un contraste que deja todo fuera.

El encuadre es el paso necesario
como también lo es así tú sonrisa,
ese toque sencillo, extraordinario,
 que enreda la melena con la brisa.

Ese  gesto sutil, como un chasquido
que produce tan solo al dispararse,
aquel tenue y gentil, bronco sonido,

cual si fuera la Luna al columpiarse.
No te muevas, amor, estás tan bella…,
el color de la piel…casi grosella.

lunes, 19 de agosto de 2013

CUANTO VALES



        Foto Tiguaz
Cuanto vales, ya ves no tienes precio,
te cotizas en foros siderales
entre cientos y cientos mortales
valorándote siempre en justiprecio

gozando de entre todos  del aprecio
por que bien conocemos lo que vales,
con esas tus virtudes capitales
podemos aplicarte un sobreprecio.

Nuestra envidia es acaso tú sonrisa,
esa forma de ser encantadora
si  mueves la cintura es como brisa

o bien amanecer de cada aurora.
Que más puedo decirte amiga mía,
el resto, una pura tontería.

miércoles, 14 de agosto de 2013

MARTES Y TRECE

Foto Tiguaz                         
Hoy es martes y trece, bien lo sabes,
es el día de duendes y de brujas
si pueden se nos clavan como agujas
en un lugar cualquiera de las claves.

También puede ocurrir que en los enclaves
que pueda visitar cualquier granuja,
en el caso curioso de ser bruja
nos pueda conducir a cosas graves.

Gatos negros ninguno, ni de lejos,
de colores escapa al amarillo
la escalera no poses ni un pitillo,

del espejo no veas ni reflejos.
Hoy  andamios  ni nada semejante,
tu mano camuflada en este guante.

sábado, 27 de julio de 2013

DONDE ESTABAS (Serventesio dedicado a las victimas del Ave en Santiago de Compostela



Foto Tiguaz
Santiago tiene las calles mojadas
y no es por esa  agua que hoy calló,
son lágrimas de duelo maquilladas
que de alguna manera nos dejó.

Las estrellas reinantes en la Láctea
y Santiago que es nuestro patrón,
no comprenden la triste circunstancia
con regusto a total aberración.

Pasará mucho tiempo, largos años,
 el recuerdo de esta generación
vivirá como los fríos peldaños

que nos arropen en una abstracción.
¿Dónde estabas Apóstol la otra noche?
No lo sabe siquiera ni este Dios.




jueves, 25 de julio de 2013

LA VIDA EN UN BESO

Foto Tiguaz
Te regalo mi vida en este   beso
que te daré quizás en la  mañana,
cuando la luz se cuele en tu ventana
y me acerques tus labios, tan solo eso.

Si me tomaras  la mano, que  suceso,
seria una caricia de  Sultana,
como el sonar intenso de campana
dejándome esta mi alma como un preso.

Que labios tan carnosos y banales
promesas de un sabor de primavera;
ya sabes que serias la primera

en sentir mis abrazos siderales.
Si quieres disfrutar la madrugada
reposa tus sentidos en  mi almohada.

lunes, 15 de julio de 2013

SEMBRANDO ENTRE LAS NUBES

Foto Tiguaz
El viento va sembrando entre las nubes
las más desaforadas consecuencias
 no entiendo si es que bajas o  que subes
inmersa en manantial de incongruencias.

Envías besos dulces a ambos lados
no tienen que se sepa receptores,
si acaso contoneos bien formados
que puedan resultar muy seductores.

Me pregunto mil cosas diferentes
que puedan sugerir ser casquivanas,
se conviertan quizás en inhumanas

 mezclas con absurdos de las mentes.
Tan cercanos y distantes entre horas
porque sabes muy bien que me enamoras.
Related Posts with Thumbnails