Páginas vistas en total

jueves, 9 de julio de 2009

TARDE DE TOROS

Albero de roja tierra que solitario que estás
esperando que la fiesta comience, comience ya.
Marcas de cal, encalados círculos de limitar
cada una de las suertes por las que han de pasar
esos seis toros de luna mimados del caporal.

Son del hierro de Miura de bravura singular
que rumiando en los toriles con la casta a rebosar
esperan sus sendas muertes en la lucha desigual
que librarán en la plaza que sin duda a rebosar
para deleite de todos los que los quieran mirar.

Luego toque de clarines, la corrida va a empezar.
Por el patio de cuadrillas comienzan a desfilar
matadores y peones, banderilleros detrás
vestidos de rojo y grana, otros negro tafetán
cada cual con sus colores, capotes de pasear.

Al fondo, tras los sus pasos garrocha en ristre, detrás,
a silla de sus caballos los que deben de picar
los lomos de esos toritos para su fuerza mermar;
luego van los areneros sus armas, solo sin más,
rastrillos que son usados para la sangre ocultar.

El primero de la tarde saliendo a la plaza está
regalando a los tendidos su estampa de un semental.
Recibido en revolera, larga cambiada detrás...
Así lo ponen en suerte para entrar a banderillear
Con arpones de colores, aguijones al final.

Torito herido de muerte, imagino en tu mirar
Una lagrima de duelo que riega tu lacrimal.
Matador, estoque en mano, uno de pecho, detrás
un par de largas cambiadas para poder preparar
el momento de tu muerte, cuando va a entrar a matar.

Se perfila, luego cita, casi salta y al final
Enredado entre tus astas, como misión, nada más,
hundir de su estoque curvo el acero hasta el final.
Por los aires el torero, tu, plantado, nada más.
Por tu coraje y tú lucha, solo por eso, además,

Te perdonaron la vida, regresas a la heredad
para vivir entre jaras, para ser el semental
de la casta de Miura, ganadería sin par
de la linda Salamanca de aquella bella ciudad
a la que cruza el buen vejar, río bravo que va al mar
Related Posts with Thumbnails