Páginas vistas en total

miércoles, 16 de diciembre de 2009

NAVIDAD


Se aproximan las dulces Navidades
de nieves y duras inclemencias,
los Magos el día seis
Noel los veinticuatros
el uno casi acaban ya las fiestas.

Treinta y uno, en la noche mil llamadas
deseos, ventura, a los amigos,
que falsas expresiones,
vacíos esos besos
por que hasta lo deseas a los más enemigos.

En Reyes, docenas, regalos, amores de ilusiones,
al rato los encuentran desprovistos,
papeles de colores,
los lazos en los pisos,
que pronto terminaron los fuegos de artificio.

Después de Navidades, el mundo sigue el ritmo
el lunes levantarse con mucho sacrificio,
café por la mañana,
el jefe con sus gritos,
tu más que colgado en incierto equilibrio

No quiero más festejos, renuncio a tales líos
me marco dulces fiestas con todos mis amigos,
cigarros, buenas cenas
quizás un amorío;
me quedo así de ancho, adiós, Reyes bandidos.

martes, 15 de diciembre de 2009

ROBLE





Al amparo de un roble milenario
esperando que amaine la tormenta
reposando mi cuerpo en su costado
casi escucho sus cuentos de leyenda.

A lo lejos sonar de acantilados,
bronco viento, rugidos de otras sendas,
son de aires, silbidos desdeñados
cual sonares de gritos de conciencia.

Abstraído con esa melodía,
tan absurda y al tiempo deseada
me recreo en las gotas de agua fría
que salpican los rasgos de mi cara.

Olores de cien mares tan cercanos,
rompientes tan traidoras entre espumas
que engañan a marinos avezados
crujir de palos, desarboladuras,

gritos altos que anuncian un naufragio.;
me incorporo, atisbo el arrecife
vano intento, la lluvia me ha cegado
solo escucho, distante cercanía,

el sonar sordo, ciego, de mis pasos;
de regreso buscando tú cobijo
a dos palmos me quedo así parado
por que un rayo bajado de las nubes,

como muerto, disperso ,calcinado
quebró el cobijo antes de la lluvia
dejando a mi destino abandonado;
desnudas, destapadas mis heridas.

Que pronto me dejaste, vida mía,
horrible es el vivir sin tus abrazos

LOBOS


En la noche, la alta sierra
escucnando de su aullar
entre retazos de Luna,
con el más blanco brillar
la llamada de dos lobos
en dialogo infernal
por ver quien lo hace más fuerte
por saber quien aúlla más.

Es la capa de su pelo
de un color casi irreal
envetada de matices,
pelo blanco, gris quizás
con vetas de negro intenso
que del reflejo lunar
arranca luces de fuego
que nunca podré olvidar.

Fauces fuertes, poderosas,
ojos de rojo mirar;
el hocico negro, bronco,
las orejas de escuchar
alzadas a las estrellas
para poder detectar
el silencio de los montes,
como si fueran radar.

Admíteme en tu manada
mi compañero infernal,
que velaré en cada noche
ese continuo vagar
por las sendas de hojarasca
por las veredas de paz
de los montes de mi tierra,
de mi Galicia natal.

sábado, 12 de diciembre de 2009

TABACO


Me matas tan lentamente con ese dulce matar,
que cuando aspiro el veneno de ese sabor irreal
me trasportas a una nube de sueños, paladear
de mil distintos sabores, amargos, de negra sal.
Tan poco a poco me acabas que no siento tu puñal
que se clava, que se enquista como nieve, como mar
en lo profundo del cuerpo, hasta en mi torpe caminar
y produce tambaleos, y me hace balbucear,
entre dolores terribles de tal asfixia fatal,
cuando inhalan mis pulmones ese mortal alquitrán.
Tabaco, por que me matas si no te hice algún mal
y te quiero, ya lo sabes, no dejaré de fumar.
Related Posts with Thumbnails