Páginas vistas en total

viernes, 31 de julio de 2009

WENCESLAO

WENCESLAO

Préstame tu pluma un rato, esa pluma de escribir
para así poder saber de que forma construir
con la ironía, el sarcasmo, con esa forma sutil
de relatar los tus sueños que quisiera para mi.

Es envidia, sana, sana, solo eso de sentir
como entrelazas los versos que me hacen revivir
como en una filmoteca, de celuloide gentil
cada vez que te releo, eso me haces sentir.

Que no se atasque tu ingenio, que no lo dejes morir,
lo echaríamos de menos, y pondríamos al fin
un cartel en las paredes de se busca un paladín

El Fénix de los ingenios, es tu nombre para mí;
así que espabila, huevos, esperamos tu escribir
como tormentas de mayo como aire de vivir.

miércoles, 29 de julio de 2009

ANGEL

-
ANGEL

Angel mío, dulce amor
a fe que velas mis sueños
eres mi ángel, lo se,
eres mi angelito bueno.

El que me arropa al dormir
el que ve mi pensamiento
el dueño de mi vivir
el sueño de mi recuerdo
la gota de agua más clara
el torrente más intenso
que sacia mi sed de amor
que colma mis sentimientos.

No me dejes, si te vas,
de morir de amor me muero;
no me sirve mi vivir
sin sentir cerca tu aliento.

martes, 28 de julio de 2009

A NOCHE TE HICE EL AMOR

A noche te hice el amor,
hiciste el amor conmigo
descargue en ti mi pasión
y sentí tu tacto fino;
imaginé de tu olor,
de tu olor que solo es mío
la sensación de frescor
como del agua de un rio.

De tu calor, el calor,
de tu pelo como mío
la caricia sin rubor
de su tacto fino, frío.
Te desnudé, vive Dios,
te cabalgue, desatino
y así te hice el amor
entre sábanas de lino.

MONTE CIUDADE


MONTE CIUDADE

Recorrí las veredas de tu mano
senderos de hojarasca y arboleda
las sendas de muchos, muchos años
de siglos inquietantes, de leyendas.

Tus pasos seguidos de los míos,
chasquidos de las hojas en las piedras
los robles que nos miran de soslayo.
¡Regresa la princesa, ya regresa!

Salpicadas al uno y otro lado
agrupados en cerros, a los lados,
tapizados por mantos del pasado
dibujando mil figuras sempiternas,
descansaban los muros derrotados
piedra a piedra sobre piedra.

Del pasado tan solo conservado
cual hidalgo jinete de la guerra
Desafiante, tosco, casi osado
suspendido en el aire por la tierra,
sobrevive un puente afianzado
oteando la nada o la quimera.

En lo alto, a lo alto del poblado,
un cercado que abarcar quisiera
por moles de granito flanqueado;
en el centro, con forma de una hoguera,
un reducto de arena calcinada
como pira de fuego de hechicera.

A un lado el monte, al otro lado
embalse de agua traicionera;
del fondo, paredes anunciando
que ahora no es lo que antes fuera.

Silencio, el silencio rezumando
por doquier que la vista distrajera;
silencio espeso, rancio, trasnochado,
silencio que lastima, que me quema.
Escuchar silencio, tanto, tanto
hiere casi como zarpa de una fiera.

Más de pronto, por ensalmo, por encanto,
de los muros derrotados, de las piedras,
lo que era de silencio, tanto, tanto,
fue de vida que del aire renaciera.

De lo alto, un castillo coronado,
de las piedras, de los muros, solo piedras;
por do quiera, en los cerros en los altos,
casas blancas, casas bajas, casas nuevas.

El pantano a verde valle cambiado,
el susurro de una fuente lastimera
va invitando con su canto acristalado
al sosiego, a la paz más placentera.

Ya los robles no me miran de soslayo
Y sus voces, se repiten, ya no cesan
¡Ya regresa la princesa, ya regresa!
Fue un buen sueño ya acabado,
un momento inenarrable de belleza.

Más de pronto en un instante inesperado
lo que fuera un pasado de tristeza
se tornó con tu presencia de buen grado
en la vida de la vida que no cesa.

El silencio nuevamente ha retornado;
los muros piedra a piedra sobre piedra,
los robles que murmuran murmurando,
no abandones tu valle, mi princesa.

martes, 21 de julio de 2009

VIOLIN

VIOLIN

Suena, sueña, violín
trasládame a tu recuerdo;
arrópame con las notas
de tus matices serenos
que cuando roce mi arco,
cuando pulsen mis dedos
tu fino mástil de sueños
me despertaras el alma
trasladándome a los cielos
de senderos serpenteados
por estrellas y luceros
que dancen la melodía
de los más grandes misterios.

Arrancaste en algún día
la nostalgia del recuerdo,
en ocasiones mi llanto
otras veces los anhelos
de convertirme en tus notas
zambullido entre desvelos
de tormentas clamorosas
o de mil silbos serenos;
así suenas, violín,
acompáñame en mis sueños
que yo velare los tuyos;
a la postre son los sueños
de mi locura de amor,
solo eso, son mis sueños.

DUELO DE BANYOS (Dedicado a Taviro)

DUELO DE BANYOS

Desgarra banyo tus notas
como en duelo, desafía;
uno en mí que es la más alta,
otra en fa, tiene cejilla.

En acordes consonantes
enfrentados en la esquina
sonando suenan que suena
respondiendo con inquina.

El ritmo lo marca el uno,
responde el otro, vacila,
así subiendo de tono
rompen silencios de vida.

Las cuerdas rasgan despacio,
más el otro no se achica;
pone el acorde más alto
cuando el uno le replica.

Así transcurren las horas
así se pasan los días
para terminar sonando
dos voces siendo la misma.

Con las púas desgastadas,
con las cuerdas hechas trizas
se unen, duelo de banyos,
con una nota, la misma.


Valoración:
Selecciona la puntuaciónPeorCorrecto, ok.BuenoMuy buenoImponente

lunes, 20 de julio de 2009

TU CRUZ

TU CRUZ

Silencio de soledad, sonetos encadenados,
tus manos sobre la cruz, los tobillos perforados;
sobre Tu sien, la corona de espinos ensangrentados,
solo un lienzo en la cintura anudado por un lado.

La sed la calma la esponja que en el extremo de un palo
alza altivo un centurión entre burlas y sarcasmos
sin saber que el mismo Dios es el que está allí colgado
con la cara recostada sobre el hombro descansando.

Y luego se puso el Sol que todo había contemplado;
así el cielo se cubrió con aquel pesado manto
de cien nubes de dolor que acompañaban mil rayos.

Luego dolor, más dolor, y llanto, sereno llanto;
al pié de la tosca cruz la Magdalena llorando
lágrimas de compasión puñales de desencanto.

viernes, 17 de julio de 2009

ACOSO

ACOSO

No quiero tus ojos a mi espalda
ni tu aliento en mi nuca percibir
cada tarde, cada día, cada noche
como un rayo que persigue mi vivir.

En la esquina, a la vuelta de la casa,
en el parque, mis espacios, mi venir,
siento tanto la presión de tu mirada
y es que intuyo, aun sin verte tu latir.

Ya que sabes que lo nuestro ha terminado
que no queda nada nuevo que decir,
deja al menos que conserve en mi recuerdo
las caricias y los besos que te di.

Tu maltrato lo tengo superado;
de tus golpes de antaño, que decir,
no dejaste marcas en mi cuerpo
cicatrices en el alma, duelo al fin.

Ya no existo, me he volatizado
no lo intentes, es en vano aquel sentir
conserva si es que gustas el recuerdo;
el candado ya cerrado para ti

VINO

VINO

Quien pudiera ser tu vino, ese que tiñe tu alma
de destellos y matices, ese que nunca se calla
que baila el son de tu viento cuando nace la mañana
acurrucando tu cuerpo justito sobre la cama;
diciendo lo que no dice, hablando lo que se calla
que teme que te despiertes y que quiere que mañana
dejes tu indeleble marca en el borde de su casa.

Quien pudiera ser tu vino, el que ilumina mi alma.

Es así que madurando, poco a poco, en la almazara
se impregna de tu perfume, de los rasgos de tu cara
que me devuelve a los ojos, como tierna puñalada,
los matices y colores de vendimia bien cortada;
Mencía negra de amores, Godello uva romana,
Tempranillo de dulzura, Valenciana, blanca, blanca
requemadas por el Sol de la noche a la mañana.

Quien pudiera ser el vino que baja por tu garganta.

En la noche, negra noche, al sonar de la guitarra
cuando la púa despierta rascando las cuerdas largas,
canta un bordón silencioso al que la prima acompasa
en canción de seguidilla, de brujería gitana
enzarzada con la luna que mira por la ventana
por ver si refleja el rostro, justo, justo en la ajofaina
que contiene el agua limpia donde lavaste la cara.

Quien pudiera ser el vino de tu cosecha guardada

martes, 14 de julio de 2009

AMIGA

AMIGA (Para Pili)




Amiga, te lo remito
con toda sinceridad;
por que serás siempre amiga
por toda la eternidad,
aunque la luna se nuble
aunque el sol no brille más
y las aguas de los mares
dejaran de acariciar
las arenas de las playas
aunque el Siroco lunar
se marchara de la Luna
yla Aurora Boreal
se escondiera de tus ojos
y no la vieras jamás;
Pilar, amiga, te digo
que jamás, nunca, jamás
me borres de tu recuerdo
por que en le mío estarás.

viernes, 10 de julio de 2009

DULCE VENENO

Tus labios destilan besos de sabor tan especial
que no sabría decirte a que gusta tu besar
si a ambrosía de fresas, a niebla de temporal
quizás a miel de colmena, tal vez a agua de mar.

Dulce veneno que hechiza y lo hace sin matar
cuando regalas a veces ese tan rojo coral
de sueños de serpentinas de tu veneno vital
que alimenta como nada este mi pesado andar.

Quiero morir en tus brazos, solo eso, nada más,
consumido poco a poco en tu hoguera, en tu volcán
que me trasporta hasta el limbo de un placentero lugar.

Dame, amor, dulce veneno del que mata sin matar
para que sigan naciendo y brotando sin parar
las rimas que guardo dentro, que te quiero regalar.

TURISMO RURAL

Para comenzar a andar
me calzare tus zapatos,
las sandalias de cristal
que cubran tus pies tan blancos
para después ascender,
sin ambajes, con buen paso,
por tus tobillos de miel
haciendo en corvas descanso
del placentero trepar
atu sereno regazo.

Beber del agua, quizás,
manantial de sueño manso
que albergas bajo tu vientre
de bello aterciopelado
que a veces, algunas veces,
mised de amor ha calmado.

Luego tu blanca cintura
que como agua de Mayo
alberga el hueco infinito
de tu ombligo bien formado
dándome paso a tus pechos,
adornados, adornados
por aureolas de azúcar
de un color tan delicado
que se asemeja a la mar
oscura como el pecado.

Tu cuello de blanco mármol,
casi alabastro tallado
por coros de querubines
que del cielo desterrados
se esconden en tus oídos
que mis versos escuchando
hacen entornar tus ojos
cuando te estoy recitando.

Pelo negro, piel morena,
camino de estos mis pasos
que recorrerte quisieran
poco a poco, cada rato.

EL CAZADOR

Cuando canta el ruiseñor en la ventaba,
cuando trina con sus trinos el vencejo,
late alegre el corazón de un pobre viejo
que esperando esta impaciente llegue el alba.

Llega el alba que es de nuevo un nuevo día
sale el sol tras las montañas de mis valles,
canta alegre el arroyuelo de colores
vive ansias de perderse en lejanía.

Entornados los ojos el buen viejo
recuerda y pena otros mejores días
que de niño, por allí correteando,
anduviera tras las fieras fugitivas.

El viejo cazador está llorando;
llora y muere recordando viejos días
que almacena en el baúl de sus recuerdos
cual galardón obtenido a muerte o vida.

Si, el abuelo se ha tornado otra vez niño

jueves, 9 de julio de 2009

TARDE DE TOROS

Albero de roja tierra que solitario que estás
esperando que la fiesta comience, comience ya.
Marcas de cal, encalados círculos de limitar
cada una de las suertes por las que han de pasar
esos seis toros de luna mimados del caporal.

Son del hierro de Miura de bravura singular
que rumiando en los toriles con la casta a rebosar
esperan sus sendas muertes en la lucha desigual
que librarán en la plaza que sin duda a rebosar
para deleite de todos los que los quieran mirar.

Luego toque de clarines, la corrida va a empezar.
Por el patio de cuadrillas comienzan a desfilar
matadores y peones, banderilleros detrás
vestidos de rojo y grana, otros negro tafetán
cada cual con sus colores, capotes de pasear.

Al fondo, tras los sus pasos garrocha en ristre, detrás,
a silla de sus caballos los que deben de picar
los lomos de esos toritos para su fuerza mermar;
luego van los areneros sus armas, solo sin más,
rastrillos que son usados para la sangre ocultar.

El primero de la tarde saliendo a la plaza está
regalando a los tendidos su estampa de un semental.
Recibido en revolera, larga cambiada detrás...
Así lo ponen en suerte para entrar a banderillear
Con arpones de colores, aguijones al final.

Torito herido de muerte, imagino en tu mirar
Una lagrima de duelo que riega tu lacrimal.
Matador, estoque en mano, uno de pecho, detrás
un par de largas cambiadas para poder preparar
el momento de tu muerte, cuando va a entrar a matar.

Se perfila, luego cita, casi salta y al final
Enredado entre tus astas, como misión, nada más,
hundir de su estoque curvo el acero hasta el final.
Por los aires el torero, tu, plantado, nada más.
Por tu coraje y tú lucha, solo por eso, además,

Te perdonaron la vida, regresas a la heredad
para vivir entre jaras, para ser el semental
de la casta de Miura, ganadería sin par
de la linda Salamanca de aquella bella ciudad
a la que cruza el buen vejar, río bravo que va al mar

miércoles, 8 de julio de 2009

MARINERO


Marinero, marinero
que te marchas a la mar
con la mirada perdida
sin saber si volverás.

Atrás se quedan tus hijos,
atrás se queda el hogar;
dejas atrás tantas cosas
que no quisieras dejar…

Cuando en las largas mareas
las redes lanzas al mar
mandas trozos de tu vida
no sabiendo que traerán
enzarzadas en sus mallas;
el fruto del negro mar,
los tesoros del abismo,
o quizás nada, quizás...

Escuchaste una sirena,
escuchaste su cantar,
marchándote cerca de ella,
te embaucó con su mirar
entre sabanas de espuma
adornadas de coral;
duermes el eterno sueño,
no supiste regresar.

De luto se tiñe el puerto,
tu esposa de luto va,
los hijos solos, sin padre;
el murmullo de la mar
te abrazó tanto, tan fuerte
no pudiste escapar.
La mar se quedo contigo,
el tributo de la mar.

ILUSION

ILUSION

Te devolví la mirada que me dejaste al pasar,
fue como un guiño a mi alma una pregunta quizás
prendida de no se donde, del infinito vagar.

A tu pregunta callada, la que hablaba sin hablar,
traté de hallarle respuesta más no la supe encontrar
enredándose en mi mente, me superó otra vez más.

Nos miramos a la cara, solo eso, nada más,
después a un lado, a otro lado, como un duelo sideral;
bajé los ojos al suelo,casi los quise cerrar.

Por no ver lo que veía, era la parca voraz
que repetía mi nombre, me llamaba sin llamar
con las voces del silencio que resonándome van.

viernes, 3 de julio de 2009

MI CORCEL DE POESIA

Me subiré a mi corcel
para hacer la Poesía
que tantas veces soñé
en mis noches largas, frías
que retumba sin razón
en ecos de lejanía.

Imagino a mi caballo
con las crines blanquecinas
que mecidas por el viento,
erizadas por la brisa
colgando van de su cuello
como una blanca camisa.

Sobre su frente una estrella
de tal manera prendida
semejado un corazón
que casi, casi palpita
al iniciar su trotar
cuando me siente en su silla.

Los ojos, color de miel,
esa mirada tan viva
que me habla sin hablar
al sentir de mis caricias
sobre su lomo de sueños,
en su belfo de sonrisa.

Manto blanco a manchas negras,
manos fuertes como vigas,
galopar de raudo viento;
acompáñame a la cima
donde viven bellas nubes
para empezar la estadía.

NANA


El olor de aquella piel de despertar de mañana
el tacto tibio de un ser tierno como madrugada
que me encandila, ya ves, cuando me mira mi mirada
ya que tiene un no se que si de mis dedos se agarra.

Mejillas rosas de miel, las pestañas dibujadas
por un orfebre de amor que de los cielos bajara
a diseñar con su hacer los perfiles de su cara
redonda como la Luna que entra por mis ventanas.

Y después, su respirar, aletear de guitarra,
naricilla respingona de sus labios antesala
que me besan dulcemente cuando despierta en su cama.

Son sus pies tan diminutos que en mi palma se guardara
de pisar el frío suelo del pasillo de mí casa
cuando correr hacia mis brazos al intuir mi llegada.

ARCOIRIS


Se va formando a lo lejos
la negra, negra tormenta
que va llegando de prisa
y con su negra presencia
casi lo cubre todo,
que nos llena de impaciencia
no arredándose ante nada,
ya los aromas despierta;
olor de tierra mojada,
vientos del norte corteja.

A lo lejos un estruendo
como de choques de piedras
anunciando van chubascos
que acompañan su presencia.

Luego cortinas de agua
que acariciarán la hierba
después la calma callada,
se terminó la tormenta;
va saliendo entre las nubes
cual si fuera una bandera
matices de mil colores
como de pintor paleta:
El azul de tu mirada,
el añil de tus caderas,
el rojo de esos tus labios
que son mi vida sincera
y se curvan en el aire
con esa curva perfecta
que me recuerda, quien sabe
quien sabe que me recuerda.

RESPIRO

Cuando estoy contigo,
cuando tu me besas
traspasas mis labios
y todo mi ser
respiro tu aroma,
fragancias eternas
de magnolias nuevas
del amanecer:
Cuando me apasiono
haciéndome tuyo,
se funde mi cuerpo
con tu corazón;
cuando me acaricias
y cierras tus brazos
te guardo en mi cuerpo
como en una prisión
y te quedas dentro
no quiero que marches
quédate a mi lado.
Aunque sea en sueños,
siente mi canción.
Related Posts with Thumbnails